FIBROMIALGIA; ¿ES ÚTIL EL TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO?
Tratamiento Farmacológico
Antidepresivos
Antidepresivos tricíclicos
Antidepresivos heterocíclicos
Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina (ISRS)
Inhibidores de la Recaptación de Dopamina y Noradrenalina (IRDN)
Inhibidores de la monoaminoxidasa irreversibles y reversibles
Inhibidores de la recaptación de serotonina y anti 5-HT2 (IRSaS2)
Inhibidores de la Recaptación de Serotonina y Noradrenalina (IRSN)
Antidepresivos de acción noradrenérgica, histaminérgica y serotoninérgicos específicos (NaSSA)
Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Noradrenalina (IRNA)
Antidepresivos atípicos
Analgésicos
Opiodes
Pomadas/Analgésicos
Antiinflamatorios no esteroideos (AINES)
Antiinflamatorios esteroideos
Benzodiazepinas
Neurolépticos
Relajantes Musculares
Dr. Paul Saint Amand
Recomendaciones
Directorio Médico
  Home  
  Fundación  
  Grupo de Apoyo  
  Fibromialgia  
  Fibro
Noticias
 
  Tratamientos
Alternativos
 
  Tratamientos
Alópatas
 
  Fibro
Apapachos
 
  Términos de Uso Legal  
 
Busqueda
    Home: Tratamiento Alopata para la FM: Antiinflamatorios esteroideos: Prednisona

Prednisona

Nombre comercial: Meticorten® 

Forma farmacéutica y formulación:

Cada TABLETA contiene:
Prednisona           5 mg
Excipiente, c.b.p. 1 tableta.
Prednisona           20 mg
Excipiente, c.b.p. 1 tableta.
Prednisona           50 mg
Excipiente, c.b.p. 1 tableta.

¿Qué es?

Antiinflamatorio, antirreumático y antialérgico. La prednisona está indicada para el tratamiento de varias enfermedades endocrinológicas, osteomusculares, de la colágena, dermatológicas, alérgi­cas, oftálmicas, respiratorias, hematológicas, neoplásicas y de otros tipos con respuesta conocida al tratamiento esteroide. El tratamiento con hormonas corticoste­roides es un coadyuvante a la terapéutica convencional.

¿Para que se utiliza?

Padecimientos endocrinológicos: Insuficiencia suprarrenal primaria o secundaria (junto con mineralocorticoides, si se requieren); hiperplasia suprarrenal congénita; tiroiditis no supurativa, e hipercalcemia asociada a cáncer.

Padecimientos osteomusculares: Como tratamiento coadyuvante para administración a corto plazo (para ayudar al paciente a superar un episodio agudo o una exacerbación), en casos de artritis psoriática, artritis reuma­toide (ciertos casos pueden necesitar de esquema de mantenimiento con dosis bajas), espondilitis anquilosante, bursitis aguda y subaguda; tenosinovitis inespecífica aguda, artritis gotosa, fiebre reumática aguda y sinovitis.

Enfermedades de la colágena: Durante una exacerbación o como tratamiento de sostén en ciertos casos de lupus eritematoso sistémico, carditis reumática aguda, escle­roderma y dermatomiositis.

Enfermedades dermatológicas: Pénfigo, dermatitis herpetiforme, eritema multiforme severo (síndrome de Stevens-Johnson), dermatitis exfoliativa, micosis fungoide, psoriasis grave, eccema alérgico (dermatitis crónica) y urticaria.

Enfermedades alérgicas: Control de padecimientos alérgicos graves o incapacitantes, refractarios al tratamiento convencional, como rinitis alérgica estacional o perenne, pólipos nasales, asma bronquial (inclusive estado asmático), dermatitis por contacto, dermatitis atópica (neuro­dermatitis), reacciones de hipersensibilidad a medicamentos y enfermedad del suero.

Enfermedades oftálmicas: Padecimientos alérgicos e inflamatorios graves, agudos y crónicos que afecten los ojos y sus estructuras, como conjuntivitis alérgica, úlceras marginales corneales alérgicas, herpes zoster oftálmico, iritis e iridociclitis, coriorretinitis, inflamación del segmento anterior, uveítis posterior difusa y coroiditis, neuritis óptica y oftalmía simpática, retinitis central y neuritis retrobulbar.

Enfermedades respiratorias: Síntomas de sarcoidosis, síndrome de Loeffler que no puede tratarse por otros medios; beriliosis, tuberculosis pulmonar diseminada cuando se acompaña de la quimioterapia antifímica apropiada, enfisema pulmonar, fibrosis pulmonar.

Padecimientos hematológicos: Trombocitopenia idiopá­tica y secundaria en adultos; anemia hemolítica autoinmune, eritroblastopenia (anemia eritrocítica) y anemia hipoplásica (eritroide) congénita y reacciones por trans­fusión.

Enfermedades neoplásicas: Para el tratamiento paliativo de leucemias y linfomas en adultos y de leucemia aguda en niños.

Enfermedades renales: Para inducir la diuresis o remisión de proteinuria en el síndrome nefrótico sin uremia, de tipo idiopático, o el debido al lupus eritematoso; angioedema.

Padecimientos diversos: Meningovasculitis tuberculosa con bloqueo subaracnoideo o bloqueo inminente cuando se acompaña de quimioterapia antituberculosa apropiada; colitis ulcerativa, parálisis facial periférica o de Bell.

Dosis

Las dosis son variables y deben individualizarse con base en la enfermedad específica, su gravedad y la respuesta del paciente.

La dosis inicial por vía oral de prednisona para adultos puede variar de 5 a 60 mg por día, dependiendo de la enfermedad específica que se esté tratando. En situaciones de menor gravedad, generalmente, son suficientes las dosis mínimas, mientras que en algunos pacientes puede ser necesario recurrir a dosis iniciales mayores. La dosis inicial debe mantenerse o ajustarse hasta observarse una respuesta satisfactoria.

Si después de un periodo razonable no se observa mejoría, el tratamiento debe ser suspendido y  sustituido por el apropiado.

La dosis pediátrica inicial por vía oral puede variar de 0.14 a 2 mg por kg de peso corporal por día, o de 4 a 60 mg por metro cuadrado de superficie corporal por día. Cuando se utilice en lactantes y niños, se deben tomar las mismas consideraciones que cuando se administra en adultos, más que adherirse estrictamente a las proporciones indicadas por la edad o el peso corporal.

Cuando se observa mejoría, se debe determinar la dosis eficaz de mantenimiento, reduciendo la dosis inicial en cantidades pequeñas a intervalos razonables hasta alcanzar la dosis mínima con la que se mantenga una respuesta clínica adecuada.

Tratamiento en días alternos: En pacientes que necesiten tratamiento corticosteroide de mantenimiento a largo plazo, este medicamento puede administrarse con régimen de días alternos, de acuerdo con el criterio clínico del médico.

Si ocurriese un periodo de remisión espontánea en una enfermedad crónica, el tratamiento debe suspenderse.

La exposición del paciente a situaciones causantes de estrés no relacionadas con la enfermedad que se está tratando, puede necesitar un aumento en la dosis. Si el medicamento se va a sus­pender después de la administración prolongada, la dosis debe reducirse gradualmente.

Precauciones y contraindicaciones

Está contraindicado en pacientes con micosis sistémicas, en los que presentan reacciones de hipersensibilidad a la betametasona, a otros corticosteroides o a cualquier componente de este medicamento.

Precauciones generales

Puede ser necesario ajustar la dosis cuando existe exacerbación de la patología, de acuerdo a la respuesta individual del paciente al tratamiento y la exposición a estrés emocional o físico, como en el caso de infección grave, cirugía o traumatismos. Puede ser necesario mantener la vigilancia hasta un año después de suspender el tratamiento corticosteroide después de largo plazo o con dosis elevadas.

Los corticosteroides pueden enmascarar algunos signos de infección y pueden desarrollarse nuevas infecciones durante su uso. Cuando se usan corticosteroides, puede ocurrir disminución de la resistencia e incapacidad para localizar la infección.

El uso prolongado de corticosteroides puede causar cataratas subcapsulares posteriores (especialmente en niños), y glaucoma con posible lesión de los nervios ópticos, también puede fomentar las infecciones oculares secundarias causadas por hongos y virus.

Las dosis normales y altas de corticosteroides pueden elevar la presión arterial, aumentar la retención de sal, agua y la excreción de potasio. Es menos probable que estos efectos ocurran con los derivados sintéticos, excepto cuando se utilizan en dosis elevadas. Pueden considerarse la restricción dietética de sal y los suplementos de potasio. Todos los corticosteroides aumentan la excreción de calcio.

Los pacientes que estén recibiendo tratamiento corticosteroide no deben vacunarse contra la viruela, debido a la posibilidad de complicaciones neurológicas y falta de respuesta inmune humoral. Sin embargo, pueden inmunizarse los pacientes que reciben corticosteroides como tratamiento de reemplazo, por ejemplo en el caso de la enfermedad de Addison.

Los  pacientes, a quienes se les administran dosis inmunosupresoras de corticosteroides deben evitar la exposición a la varicela o al sarampión y, en caso positivo, deben consultar al médico. Esto tiene importancia especial en los niños.

El tratamiento corticosteroide en pacientes con tuberculosis activa debe restringirse a los casos de tuberculosis fulminante o diseminada en que se utiliza para su tratamiento junto con un esquema antituberculoso apropiado. Si los corticosteroides se administran a pacientes con tuberculosis latente o reacción intradérmica positiva para tubercu­lina, es necesario observarlos estrechamente, ya que puede ocurrir reactivación de la enfermedad.

Durante el tratamiento corticosteroide prolongado, los pacientes deben recibir quimioprofilaxis, debe considerarse el aumento de la depuración metabólica hepática de los corticosteroides; puede ser necesario ajustar la dosis. 

Debe utilizarse la dosis más baja posible de corticosteroide para controlar el padecimiento que se esté tratando; cuando sea posible reducir la dosis, ésta deberá realizarse gradualmente.

La suspensión abrupta de los corticosteroides pueden inducir insuficiencia suprarrenal secundaria; este riesgo puede reducirse al mínimo mediante la reducción gradual de la dosis. Dicha condición puede persistir durante meses después de suspenderse el tratamiento; en consecuencia, si ocurriesen condiciones de estrés durante ese periodo, deberá reinstituirse el tratamiento. Si el paciente ya lo está recibiendo puede ser necesario aumentar la dosis.

Como puede estar afectada la producción de mineralocorticoides, deberá administrarse sal y/o un mineralocorticoide. El efecto de los corticosteroides aumenta en pacientes con hipotiroidismo o con cirrosis. Se aconseja la precaución en pacientes con herpes simple ocular, debido a la posibilidad de perforación corneal cuando se utilizan corticosteroides.  

Con la administración de corticosteroides pueden presentarse padecimientos psiquiátricos.Se pueden agravar la inestabilidad emocional o las tendencias psicóticas preexistentes por los corticosteroides.

Los corticosteroides deben utilizarse con precaución en caso de: colitis ulcerativa inespecífica, si existe probabilidad de perforación inminente, absceso u otra infección piógena; diverticulitis, anastomosis intestinal reciente, úlcera péptica activa o latente, insuficiencia renal, hipertensión arterial, osteoporosis y miastenia gravis.

Como las complicaciones del tratamiento con glucocorticosteroides dependen de la dosis y la duración del tratamiento, se deben considerar los riesgos y beneficios en el caso individual de cada paciente.

Como la administración de corticosteroides puede alterar la tasa de crecimiento e inhibir la producción endó­gena de corticosteroides en lactantes y niños, deberá vigilarse el crecimiento y desarrollo de los pacientes que reciben tratamiento prolongado.

Los corticosteroides pueden alterar la motilidad y número de espermatozoides en algunos pacientes.

Efectos colaterales 

Los efectos de la prednisona son los mismos que se han reportado para otros corticosteroides, y se relacionan con la dosis y duración del tratamiento. Normalmente, estos efectos pueden revertirse o reducirse al mínimo disminuyendo la dosis, lo que gene­ralmente es preferible a la suspensión del tratamiento.

Trastornos de líquidos y electrólitos: Retención de sodio, pérdida de potasio, alcalosis hipocaliémica, retención de líquidos, insuficiencia cardiaca congestiva en pacientes sensibles, hipertensión arterial.

Osteomusculares: Debilidad muscular, miopatía por corticosteroides, hipertrofia muscular, progresión de los síntomas en la miastenia gravis, osteoporosis, fracturas ver­tebrales por compresión, necrosis aséptica de las cabe­zas femorales y humerales, fracturas patológicas de huesos largos, ruptura de tendones, inestabilidad de las ar­ticulaciones (por administración intraarticular repetida). 

Gastrointestinales: Ulcera péptica con posibilidad de perforación subsecuente y hemorragia, pancreatitis, distensión abdominal, úlceras esofágicas. 

Dermatológicas: Trastorno de la cicatrización de heridas, atrofia cutánea, piel frágil y fina; petequias y equimosis; eritema facial, diaforesis, alteración en la reacción de las pruebas cutáneas, dermatitis alérgica, urticaria, edema angioneurótico. 

Neurológicas: Crisis, convulsiones, aumento de la presión intracraneal con edema de papila (seudotumor cerebral) generalmente, después del tratamiento, vértigo, cefalea.

Endocrinológicas: Irregularidades menstruales, desarrollo de síndrome de Cushing, disminución del crecimiento intrauterino fetal o durante la niñez, falta de respuesta suprarrenal e hipofisaria secundaria, particularmente en periodos de estrés, como en los casos de traumatismos, cirugía o enfermedad, reducción de la tolerancia a los carbohidratos, manifestaciones de diabetes mellitus, aumento de las necesidades de insulina o de hipoglucemiantes orales en pacientes diabéticos.

Oftálmicas: Catarata subcapsular posterior, aumento de la presión intraocular, glaucoma; exoftalmos.

Metabólicas: Balance nitrogenado negativo debido a catabolismo proteico.

Psiquiátricas: Euforia, cambios del estado de ánimo, depresión mayor con manifestaciones francamente psicóticas, cambios en la personalidad, insomnio. 

Otras: Reacciones anafilácticas o de hipersensibilidad, así como hipotensión similar al choque.

Fuente: PLM-Diccionario de Especialidades Farmacéuticas Edición 48, México 2002

 
Fundación Mexicana para la Fibromialgia (FIBRO) Av. San Fernando # 96, Col. José Toriello Guerra, C. P. 14050 Delegación Tlalpan, México, D. F.
Tel. (52 55) 5528-7926 y 5171-0150. Horario de oficina: 9 am a 7 pm. Correo electrónico: psicologia@fibromialgiamexico.com


HOME | FM | TRATAMIENTOS ALÓPATAS | TRATAMIENTOS ALTERNATIVOS | FUNDACIÓN | FIBRO NOTICIAS
FIBRO SITIOS | ACÉRCATE A NOSOTROS | FIBRO TIENDA | MAPA DEL SITIO
 
Derechos Reservados Terminos y condiciones de uso y privacidad